Bluebox o cómo Los Ángeles se quedó sin papel higiénico.

 

John Draper pretendía construir un generador de tonos multifrecuencia para poder controlar el sistema telefónico de AT&T puesto que se controlaba por tonos (al igual que el resto de sistemas de telefonía de la época). La idea era tener un sistema simple y de uso inmediato sin tener que depender de una cinta de casete con grabaciones de tonos en diferentes frecuencias.

Aquí fue donde un niño ciego (Joybubbles), a la tierna edad de 7 años descubrió que silbando a ciertas frecuencias podía activar ciertas centrales de telefonía. Don que explotó en la universidad consiguiendo establecer llamadas de larga distancia sin coste alguno. Llamadas que vendía por un dólar hasta que fue suspendido por ello. Por el camino, descubrió que con una simple modificación del silbato que venía como regalo en los cereales Capitán Crunch cualquiera podía silbar a esa frecuencia.

captcrunch

Este descubrimiento inspiró a John Draper (más tarde apodado Captain Crunch) a construir la Bluebox.

Réplica de la Buebox

Réplica de la Bluebox

Draper solía demostrar el experimento en fiestas y con amigos, mientras se llamaba a si mismo (a otro teléfono) enrutando la conversación alrededor del mundo, pero el truco se acabó filtrando. A principios de 1971, el periódico San Jose Mercury News, escribió un artículo sobre el tema a la vez que lo mezclaba con el crimen organizado, provocando una fuerte reacción en las autoridades. En octubre de ese mismo año, la revista Esquire publicó un artículo titulado “The Secret of the Little Blue Box“, incluyendo una entrevista muy explícita a Drapper, por la cual fue arrestado en 1972.

En prisión se valió de sus conocimientos para obtener protección por parte de los propios presos, a los que instruyó en la creación de sus propias Blue Boxes.

Tras su primer paso por prisión, según cuenta la leyenda, Draper junto con un amigo, llamó a la Casa Blanca y después de dar al operador telefónico del presidente Nixon el código secreto de la CIA, “Olympus”, pidió hablar con el presidente debido a una emergencia nacional. Una vez al habla con Nixon, el amigo de Draper le comentó cual era dicha emergencia:

Los Angeles is out of toilet paper!

(¡En Los Ángeles están  sin papel higiénico!)

Entonces Nixon vociferó enfadado a quien le había pasado dicha llamada preguntando cómo habían conseguido llegar a él.

Nota:

La Bluebox sólo funcionaba en centrales con señalización en banda, es decir aquellos sistemas de señalización que usan tonos audibles (SS5, R2, etc.). Al entrar en escena la señalización fuera de banda con el SS7 en 1975 (casualmente desarrollado por AT&T), el impacto de la Bluebox se fue diluyendo a la vez que las centrales se iban actualizando. Aunque el truco siguió funcionando durante mucho tiempo en llamadas internacionales.

Deja un comentario