Cables telegráficos submarinos en España (I)

El canal de la Mancha además de ser estrecho con las mareas más fuertes del mundo y la ruta marítima más transitada del mundo, también es el que más historia aglutina. Y una de esas páginas de historia trata de los cables telegráficos.

Fue en 1850 cuando se tiró el primer cable submarino que no era más que un simple hilo de cobre cubierto con gutapercha. El experimento fracasó porque a los 3 días un pescador francés cortó el cable. Pero en septiembre de 1851 se volvió a intentar y Francia e Inglaterra quedaron ya permanentemente conectados. Inmediatamente después de este éxito Francia intentó conectarse con sus colonias africanas, donde los cables tendidos por España hasta Baleares jugaron un papel crucial.

Durante los años siguientes se intentó cruzar el charco en varias ocasiones. Incluso se llegó a conseguir el 5 de agosto de 1858. “Al recibir este despacho doblad la rodilla y bendecid a Dios” fue el texto del primer telegrama transmitido desde San Juan de Terranova a Valentina en Irlanda, pero la alegría duró poco, y un mes después debido a una avería el cable se abandonó.

Mapa de Cable Atlántico

Cable telegráfico transatlántico (Fuente: Wikipedia)

Mientras tanto en España…

… se intentaba cruzar el Atlántico para  conectar la península con Cuba. La ruta prevista salía de Cádiz pasando por Canarias, Cabo Verde, las Antillas, Puerto Rico y finalmente Cuba. Pero a pesar de la concesión hecha en la Real Orden de 1860, ésta caducó sin que se llevase a cabo.

Pero no todo fue en vano, y se consiguieron tirar otros muchos cables submarinos que unieron Ceuta con Tarifa en 1959 debido a la guerra de África.

En 1860 se unen las islas Baleares con Jávea y Barcelona. Y 10 años después se ampliarán.

En la primera mitad de la de década 1870, coincidiendo con las guerras carlistas, se tiraron numerosos cables que unían diversos puntos de la costa española, así como conexiones internacionales, como la de Vigo con Lisboa y Emdem, Barcelona con Marsella y Bilbao con Inglaterra.

Y por fin las islas afortunadas…

Pero no fue hasta 1883 cuando los cables telegráficos llegaron a Canarias. Algunos dicen que este retraso fue debido a una lucha con Francia por el trazado a seguir. España abogaba por hacer un salto a América parando en Canarias, y Francia quería salir desde Lisboa.

En cualquier caso, el Dacia zarpó desde Inglaterra para comenzar el tendido un 19 de septiembre de 1883 junto con el Internacional. Y el 6 de Diciembre de 1883 el cable estaba listo, aunque una avería hizo que la comunicación no se hiciera efectiva hasta unos meses después.

Gracias a este cable, las islas Canarias, se comunicaron con el mundo y se fomentó el boom del turismo burgués europeo. Aumentó el tráfico de las embarcaciones que atracaban y gracias a su situación estratégica su desarrollo económico y su población se dispararon.

IMG_20130906_124255

Placa en la fachada de Correos, Santa Cruz de Tenerife.

Referencias

[1] OLIVÉ, Sebastián. “Los primeros cables submarinos”. Historias de Telégrafos, 2007.

Deja un comentario