El inventor del Teléfono

Allá por 1876 Graham Bell presentó la primera patente de un teléfono consiguiendo por muy pocas horas llevarse la fama mundial como el inventor del teléfono, debido a que Elisha Gray presentó la patente sólo unas horas más tarde.

Actor para un spot de AT&T en 1926, recreando la invención del teléfono por Bell

Actor para un spot de AT&T en 1926, recreando la invención del teléfono por Graham Bell

A pesar de la épica carrera el 14 de Febrero de 1876, en la que Bell consigue la patente del teléfono antes que Gray, la historia una vez más no fue justa y aunque haya llovido mucho desde entonces, merece la pena conocer la realidad.

Tal día como hoy en 2002 (11 de Junio), el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución por la cual reconoció que el inventor del teléfono fue el italiano Antonio Meucci y no Bell.

Meucci tras una agitada vida, acabó viviendo en Staten Island (Nueva York), previo paso por Cuba donde ya en 1849 hizo una demostración en La Habana, pero sin demasiado éxito.

Una vez en Nueva York, allá por 1860 Meucci hizo una demostración pública del invento donde se podía escuchar la voz de un cantante. Éste pareció un buen punto de inflexión para Meucci, cuando la prensa italiana de NY publicó una descripción del invento, pero no llegó a materializarse debido a la mala situación económica del inventor.

Meucci fue perfeccionando el invento e instaló en su casa una línea entre su laboratorio y el dormitorio de su esposa enferma, lo cual se puede considerar la primera línea telefónica de la historia (1871).

El 28 de diciembre de ese mismo año, Meucci intenta registrar la patente del teléfono o como lo bautizó telégrafo parlante (Sound Telegraph). Pero necesitaba 250 dólarles, dinero que no tenía, por lo que sólo pudo pagar un caveat que es algo así como una reserva previa de derechos de patente la cual renueva durante dos años más, en espera de poder conseguir los 250 dólares para consolidar dicha patente.

Antonio Meucci en 1878

Antonio Meucci en 1878

 

Antonio siguió intentando infructuosamente presentar su prototipo en diversos foros, el más notable fue en 1874 a la Western Union.

Un par de años después del registro de patente de Bell, Meucci reclamó en la oficina de patentes, pero según un amigo con contactos en la oficina de patentes, toda la documentación de su telégrafo parlante había desaparecido.

Esta situación e información posterior que fue surgiendo del litigio de Western Union y Bell hizo que Meucci entrara en una batalla legal contra la todopoderosa Bell y a pesar de que tenía una buena base legal, 1889 se saldó con la muerte de Meucci y también con el cierre del proceso contra Bell por frade.

 

Deja un comentario