¿Por qué no despega la domótica?

 

La domótica tiene un problema, en realidad tiene muchos, pero el principal por mucho que se pretenda maquillar, es el coste.

Es cierto que la fragmentación en cuanto a las soluciones, deriva en una menor economía de escala.

También es cierto que hay mucha fragmentación dentro de la propia domótica, y no sólo a nivel de protocolos o interconexión, KNX, OSGi, X10, ZigBee, etc.

Es decir, no es lo mismo hacer un sistema con relés que controlen el encendido del aire acondicionado o de la calefacción, que un sistema que los regule. Y para colmo si vamos a otros campos de domótica, por ejemplo de videovigilancia, entramos en soluciones completamente diferentes sin ningún tipo de simbiosis entre ellas. Todo esto deriva en que las soluciones se convierten en nichos de mercado.

rapsberryPI

Otro problema es que para muchas soluciones de domótica es necesaria una instalación previa de la cual casi todas las casas adolecen. Y esto si que supone un fuerte handicap, por muy simple que sea la funcionalidad a domotizar. El precio en la mayoría de las situaciones, no baja de los 1000 euros en soluciones comerciales.

Los mañosos tienen alternativas DIY (Hágalo Usted Mismo), con lo que el coste podría reducirse bastante, siempre y cuando no te cargues el aire acondicionado o la calefacción, pero no es una alternativa viable para una generalización. Aunque quizás sí que pueda servir de vía de entrada para nuevas funcionalidades a domotizar.

Un buen punto de apoyo son las I.C.T. (Infraestructura Común de Telecomunicaciones), pero la explosión de la burbuja inmobiliaria y la crisis que ha venido para quedarse, ha hecho que la construcción y ocupación de viviendas nuevas (con nuevas I.C.T.) se haya frenado drásticamente, por no hablar de que muchos constructores no han cumplido con la normativa, aprovechándose del desconocimiento de la ciudadanía a este respecto por ahorrarse cuatro duros. Todo esto se acaba traduciendo en dificultades adicionales, tanto el despliegue de nuevas conexiones de Banda Ancha de alta velocidad como en la interconexión dentro de los propios hogares, los cuales son pilares básicos para la domótica.

Todo esto hace que el mercado de los hogares domóticos siga siendo una visión un tanto futurista para el común de los mortales durante unas décadas más, a no ser que aparezca una aplicación tan sencilla de desplegar, mantener y operar que genere un nuevo paradigma. Pero de momento las únicas soluciones de “domotización” generalistas que seguirán en el mercado son los sistemas antirrobos/videovigilancia y las alarmas anti-incendios.

Deja un comentario