Redes de Acceso (FTTH, HFC…)

El despliegue de las redes GPON-FTTH es una realidad, hoy día apenas se despliegan redes de cobre por su alto coste y mantenimiento. Las redes PON, son completamente pasivas, lo que a diferencia del par de cobre, no es necesario alimentarlas continuamente. Evidentemente tampoco es oro todo lo que reluce y las fibras ópticas también se degradan además de romperse más fácilmente, pero sigue compensando.

Despliegues aéreos vs enterrados

Sin entrar a valorar las numerosas ventajas e inconvenientes de un tipo de despliegue u otro, la razón principal para desplegar por el aire es la necesidad. Y en general dicha necesidad no tiene que ver con la obra civil, sino con la actividad sísmica de la zona. Por ejemplo en Japón casi todo el despliegue se hace de forma aérea porque un terremoto puede provocar múltiples secciones en fibras enterradas, lo cual supone un grave trastorno a la hora de reparar esos cortes. Por no contar que cada fusión que se realice supone un incremento puntual de la atenuación.

Kobe, Japón (2010)

Despliegue aéreo. Kobe, Japón (2010)

En España el despliegue se hace generalmente enterrado, gracias a que estamos en una zona de escasa actividad sísmica, aunque esto penaliza bastante el coste del despliegue así como el estudio del mismo. Pero a largo plazo tiene otras ventajas minimizando el mantenimiento.

Características de una red GPON

Una red GPON FTTH, da 2,5 Gbps en bajada y 1,25 Gbps en subida en cada PON, compartida entre un máximo de 64 usuarios. Normalmente no se hace un despliegue total, sino que se dejan unas fibras vacantes por si alguna empresa pide varias líneas, nuevas construcciones, etc. lo cual hace que el ancho de banda garantizado en el acceso sea de unos 50Mbits en bajada y 25 en subida.

A su vez, como en cualquier red de acceso para un servicio residencial, los PONes se conectan a otra fibra que agrega varios miles de usuarios (generalmente se hace con fibras de 10Gbits). Esto hace que el ancho de banda garantizado se reduzca todavía más, pero aquí entra en juego la ganancia estadística, y es muy improbable que miles de usuarios estén conectados en la misma localización y pidiendo el máximo de su tráfico disponible de forma simultánea.

Esta agregación se hace exactamente igual en todas las tecnologías con mayor o menos capacidad, pudiendo oscilar entre 1 y 10Gbps.

Diferencias entre las diversas tecnologías

Aunque el par de cobre tiene los días contados, no hay que olvidar que tiene una particularidad, y es que el par de cobre aunque ofrece menos velocidad, no es compartido, esto hace que en determinadas situaciones sea más robusto que otras soluciones a priori mejores.

Comparativa de Redes de Acceso.

Esquema de las distintas Redes de Acceso.

En el Cable (HFC), la mejora que supone DOCSIS 3, se ve mermada por el incremento de usuarios y de su velocidad. La ventaja de DOCSIS 3, está en zonas consolidadas, en donde el despliegue está echo y dimensionado para un DOCSIS 2 o 1, lo cual hace que el ancho de banda del acceso se vea incrementado, permitiendo aumentar la velocidad a los usuarios de esa zona.

Sin embargo, en un servicio always on, en las horas pico incluso DOCSIS 3, no puede garantizar un nivel de servicio adecuado para los contenidos que no son broadcast. Esto es debido a que el acceso al medio en HFC no tiene un control tan preciso como GPON y esto penaliza bastante la subida haciendo que el throughput baje considerablemente. Éste es el motivo por el cual una conexión HFC tenga siempre mucha más asimetría y un rendimiento inferior el GPON.

El Futuro del FTTH

Llegados este punto, muchos pensarán que entonces el FTTH tampoco puede escalar tanto en cuanto a velocidad, y que todo es marketing. Y no les falta cierta parte de razón.

Aunque si que hay ciertas ventajas inherentes a la Fibra con respecto a cualquier otra tecnología. La principal es al acceso al medio garantizado. Cualquier usuario tiene unos slots temporales garantizados, lo que implica que incluso con una saturación completa siempre podría navegar (el xDSL no tendría este problema puesto que la línea es dedicada). Lo cual acaba significando que hay una velocidad mínima garantizada en el acceso.

Pero la principal ventaja de la fibra, es su proyección. Hoy el estándar GPON establece que la velocidad es de 2,5/1,25Gbps por PON, pero aplicando DWDM no sería difícil dar esa velocidad para cada usuario. Otra cosa es que hoy sea muy caro.

En el caso del HFC, la alternativa que queda es invertir haciendo ramas de coaxial más cortas, porque por mucha mejora que puedan traer nuevas versiones de DOCSIS, lo único que conseguiríamos sería alargar la agonía de una tecnología que ya ha alcanzado su apogeo. Una solución alternativa sería que los cableros dejaran de serlo y desplegaran Fibra hasta el hogar conectando los PONes a sus nodos ópticos como transición a una red completa FTTH.

Conclusiones

En cualquier caso los megas reales que se anuncian en la publicidad no dejan de ser algo engañoso porque en ningún caso se pueden garantizar. Y lo que es peor, un usuario no puede verificar su velocidad de acceso salvo por la velocidad de sincronismo en el xDSL y si tuviera acceso a la ONT, por el perfil que tenga cargado (salvo que sea un perfil ilimitado y la velocidad se controle en el borde IP).

Aquí es donde entran en juego los test de velocidad, pero tampoco son fiables porque dependen de la saturación del propio servidor, y de la red desde el propio acceso hasta el servidor. Es decir, es más probable que el test de velocidad de una lectura “errónea” por causas ajenas al acceso desde el que se lanzan los test, que por el propio acceso.

Deja un comentario