Región E (Capa Heaviside)

Las señales electromagnéticas se transmiten en línea recta y siendo la tierra redonda, ¿cómo es posible transmitir señales de radio de un punto a otro de la tierra?

Maxwell ya había demostrado que las señales de radio eran señales electromagnéticas, de lo cual los matemáticos de la época se valían para esgrimir que no se podían transmitir señales de radio si no había visión directa. Pero no llegó a ver las implicaciones que iba a tener su descubrimiento.

Aquí es donde entra Marconi, el que comercialmente impulsó el desarrollo de la radio (aunque fuera Tesla su verdadero inventor).

En 1895 consiguió realizar la primera transmisión vía radio, a la friolera de 1 kilómetro de distancia, pero como no hay profeta en su tierra, se fue a Londres con el invento bajo el brazo donde consiguió patentarlo.

Dos años después, en 1897 instaló la primera estación inalámbrica en la Isla de Wight (al sur de Inglaterra cerca de Portsmouth) con la que se pudo establecer contacto con un buque de vapor a casi 15 kilómetros de distancia en pleno Canal de La Mancha.

En 1899 el gobierno francés solicitó una demostración. Y fue el 28 de marzo cuando consiguió hacer el primer enlace a través del Canal de la Mancha. Alcanzando los 48 kilómetros uniendo la ciudad inglesa de Dover con la francesa Boulougne.

Después de este éxito Marconi se lanzó a la aventura atlántica, en la que iba a tratar de enviar ondas de radio desde Cornualles a Terranova.

Marconi se guardaba un as en la manga y gracias a sus experimentos sabía que podía transmitir señales de radio sin necesidad de que existiera visión directa entre emisor y receptor. Aunque no sabía cual era el motivo.

El día que se hizo historia fue un 12 de diciembre de 1901 cuando los casi 3.400 kilómetros de distancia se redujeron a unos pocos milisegundos, conseguir transmitir la letra M en morse.

Después de la hazaña, la magia seguía ahí. La señal llega, pero… ¿cómo? ¿por qué? ¿existe un espejo?

Pues si, existe el espejo. Y es un espejo electromagnético debido a la ionización de la atmósfera a causa de la radiación solar.

Y fue gracias al experimento de Marconi, en 1902, Heaviside (y también Kennelly) predijeron la existencia de la Ionosfera, aunque no fue hasta más de veinte años después cuando Appelton demostró su existencia, pero esto ya es otra historia.

Capas de la Atomósfera

 

Deja un comentario