Telégrafo de agua

Los sistemas telegráficos que el hombre había inventado hasta bien entrada la edad de los metales, cumplían con el cometido de enviar una señal simple en momentos puntuales, pero según evolucionaba la civilización la necesidad de transmitir información crecía. Se necesitaba algo más.

La comunicación punto a punto (normalmente entre cerros altos más o menos separados), mediante fogatas se podía usar principalmente de noche, y tanto griegos como romanos lo conocían bien.

Y fue dicha necesidad de información la que hizo que agudizáramos el ingenio haciendo que los telégrafos de agua aparecieran en escena.

Telégrafo Hidraúlico

Telégrafo Hidraúlico

 

El sistema era muy simple, dos recipientes idénticos estaban situados en dos puntos distantes con buena visibilidad entre ellos, por ejemplo entre Sicilia y Cartago. Cada recipiente se colmaba de agua, y una varilla vertical con unos códigos grabados, flotaba en su interior.

Para enviar un código lo que había que hacer era sincronizar el vaciado de los dos recipientes hasta que la varilla se hundía marcando el mensaje deseado. Dicha sincronización se realizaba mediante señales más rupestres como antorchas.

  1. El punto emisor hacía señales con una antorcha indicando que quería transmitir.
  2. El receptor confirmaba que estaba a la escucha y abrían las válvulas simultáneamente.
  3. El emisor apagaba la antorcha cuando el mensaje deseado alcanzaba el borde del recipiente y cerraba la válvula.
  4. El receptor al no ver la antorcha, cerraba la válvula y ya podía leer el mensaje.

Este portento de la tecnología se llegó a utilizar durante la Primera Guerra Púnica (264-241 A.C.), daba más versatilidad que una señal simple pero tampoco se podían enviar infinitos mensajes.

Una evolución de un telégrafo de agua, fue propuesto por un ingeniero inglés (Francis Whishaw) hace no mucho tiempo, en 1838. Pero su elevado coste lo hizo inviable a pesar de poder transmitir 12.000 palabras. Además tenía que luchar contra el telégrafo óptico y con el incipiente telégrafo eléctrico.

.

Deja un comentario